Parte 3 LOS RASGOS DEL JEFE CON TRASTORNO NARCISISTA Y SUS EJEMPLOS EN LA CORPORACIÓN

¿Por qué una gran mayoría de los empleados renuncian al jefe directo, y no a la compañía?


Imagen: Jean-Auguste-Dominique Ingres (Montauban, 29 de agosto de 1780-París, 14 de enero de 1867)


Si bien pudimos ahondar y profundizar en el síndrome de hubris presente en los líderes y jefes dentro de las organizaciones y ya explicamos en la parte 1 y 2 de este artículo, en esta 3era y última parte del artículo abordaremos un tema mucho más complejo, el del Jefe Narcisista con el trastorno narcisista de la personalidad presente.


Como lo mencionamos en una de las partes de esta trilogía dedicada al narcisismo y a la hubris presente en los jefes, más del 70% de los empleados renuncian a sus jefes directos, no a las empresas en donde trabajan. Debido al coste millonario que esto representa para las compañías, este tema debería ser sumamente alarmante, y aunque muchas empresas de headhunters han avanzado mucho en el tema, debido a que el tema del Trastorno Narcisista de la Personalidad no es muy conocido y falta mucho por estudiar, millones de jefes con el trastorno cada año llegan a ocupar puestos de trabajo y son parte de la toma de decisiones en las corporaciones y compañías, sin que los departamentos de recursos humanos puedan filtrar a estos sociópatas integrados o incluso, en menor porcentaje, a psicópatas narcisistas.


Cada vez más conocemos de casos en donde el jefe resultó un fiasco como jefe, un estafador moderno, un encanta serpientes, pero desgraciadamente en la mayoría de los casos, cuando los detecta el departamento de recursos humanos por las quejas acumuladas en su contra, ya es demasiado tarde. Como ya dijimos, esta miopía es causada en muchos casos, ya que los sociópatas integrados en las organizaciones saben dar buenos resultados en el corto plazo, pero después, llega el desplome. Así como en la Hubris de la historia de Ícaro, que llega alto hasta que sus alas se derriten, así los narcisistas dentro de las organizaciones caen estrepitosamente.

Es importantísimo distinguir entre narcisismo y el Trastorno Narcisista de la Personalidad. El primero es simplemente una característica presente en todos los seres humanos, es un nivel de autoestima saludable por así describirlo para fines prácticos. Pero el trastorno es una serie de rasgos y síntomas presentes en la personalidad del individuo y que presenta una disfuncionalidad en su actuar, pensar o sentir. Son entonces dos cosas muy diferentes que tienen que ser no sólo exploradas, sino sumamente cuidadas al momento de determinar o tratar de determinar si existe una persona con el TNP dentro de la organización. Alguien que no es experto en temas de salud mental, no podrá ciertamente diagnosticar o determinar lo anterior, sin embargo, no necesitas muchas veces ser psicólogo o experto en la salud, para saber que algo anda mal con el jefe. Existen cada vez más investigaciones y textos al respecto, por lo que este artículo tiene la finalidad de ayudar a que identifiques si existen los elementos suficientes para acudir y pedir ayuda a tu departamento de recursos humanos (se recomienda ser muy prudente al hacerlo), o a alguien fuera de la organización experto en salud mental.


Muchas veces los departamentos de recursos humanos podrían volverse en tu contra, por lo que es siempre recomendables ser sumamente cauteloso y no llegar a RH con un diagnóstico después de haber leído un artículo en la internet.

A continuación, abordaremos de manera más directa las características de comportamiento o rasgos de la personalidad de una persona con TNP:

ESTRATEGIAS NARCISISTAS: En este inciso se incluye una lista de estrategias muy comúnmente utilizadas por el jefe narcisista. Esta lista de rasgos en el jefe y el sistema laboral narcisista que crean, serán muy evidentes cuando se ha estudiado el trastorno y a su sistema laboral. Se enumera el nombre del mecanismo narcisista que utilizan, junto con un ejemplo práctico y real tomado de entrevistas de subordinados que tienen o han tenido un jefe narcisista (o posiblemente con hubris).


a. Gaslighting. Jugar con tu mente para hacerte creer que te llamaron por teléfono y que por irresponsable no contestate el teléfono.


b. Victimización. Se hacen los sentidos, son altamente hipersensibles, son enfermizamente merecedores del buen trato, y sino lo reciben, utilizarán la victimización. Esta técnica será sumamente perversa pues cuando un jefe narcisista se siente, es como ponerte en la lista negra de sus despidos en mente.


c. Mentiras. Un jefe narcisista siempre mentirá, unos más burdamente que otros, pero siempre se las arreglarán para mostrar mejores resultados que los reales. Recuerda que manipular los números es mentir. No te dejes engañar.


d. Triangulación. Utilizarán a otros empleados para investigarte, crear chismes, y esparcir rumores. Siempre con el propósito de mantener el control.


e. Abuso psicológico. El abuso psicológico siempre estará presente. Te sentirás drenado, presionado injustamente o sin una razón justificada.


f. Invalidación constante. Nunca será suficiente tu trabajo. Incluso cuando te hayas esforzado al 100% y realizaste un trabajo de 10, dirán: “bueno, pues tal vez 9.8 es lo que te mereces” pues te “faltó aquello o esto”. Es decir, siempre habrá algo que te criticarán, pero no de forma constructiva.


g. Sistema de premios y castigos de todo tipo. Su sistema de recompensas es una de sus mejores armas. Puede ser el silencio. Puede ser el regaño, o el comentario sarcástico frente a los demás, etc. También su sistema de recompensas efusivas bruscas no tendrá nunca un nivel “entendible”. Usan el sistema de castigo y recompensa de manera arbitraria y extraña, es decir, cuando no lo esperas, llega el regaño, y cuando esperas el premio tampoco. Es un tipo de gaslighting psicológico por supuesto.


h. La dependencia económica del puesto. Si saben que requieres el puesto de trabajo y dependes (como la mayoría de las personas) jugarán como un gato juega al ratón para tales efectos. Prometerán aumentos que nunca llegarán, promociones que nunca se concretan, y validaciones ante los demás que nunca llegan. Son los eternos engañabobos.


i. Campañas de desprestigio. Como en todo sistema narcisista, crearán sus propios changos voladores. Cómplices que les ayuden a intrigar, instigar y hacer daño sin tenerse que ensuciar las manos directamente.


j. El chantaje. Llegará siempre el momento de la revisión de productividad. Es ahí cuando el chantaje, el juego psicológico y el laboratorio de Dr. Jekyll and Hyde se dispone para poder hacer escarnio de ti. Ese es el momento de Scar hablando con Simba. Es el momento, el momento del narcisista que más placer le producirá, tenerte frente a él, con miedo, indefenso, vulnerable y sin que nada puedas hacer.


k. Love Bombing. Cuando observa que estás llegando a tus límites, llegará el premio, la bomba de amor. Reunirá al equipo para comentar que has sido el mejor de los amigos, el empleado fiel, el que más logros has tenido. Esto producirá una enorme confusión. Una noche antes te trató como su mascota y ahora te trata como a al santo grial. Esto es gaslighting combinado con love bombing. Bombardeo de amor con una capa de distorsión de tu realidad.


A continuación se enlistan RASGOS más específicos para identificar el TNP en el jefe:


1. Ambiente trágico y de presión constante. Siempre estará presente el exigir más, pues "la empresa puede ir de picada si no haces tu trabajo", será un abuso psicológico sutil para hacerte poco a poco responsable de su posible fracaso.

2. Manipulación oculta: Manipulará a los subordinados de tal forma, que estos acabarán sintiéndose de manera invariable, responsables de todos los malos resultados del área.


3. Cuida de su reputación a toda costa: Para el jefe narcisista el “qué dirán” es sumamente importante, sobre todo sus superiores. Es el efecto paraguas que describe Hogan (2012) en donde sus sombras y sus descarriladores apuntan para abajo, y la sombrilla iluminada apunta para arriba, siempre quedando bien con los jefes o dueños de la organización sin aceptar nunca su propia responsabilidad. Invariablemente llegará el momento de “la Limpia”, el despido de todos los chivos expiatorios de su equipo que le ayudarán a comprar tiempo para seguir con su juego.


4. Triangulación: En un sistema narcisista, se vivirá siempre entre malentendidos y rencillas entre los empleados. El jefe siempre procurará crear un sistema tóxico y de caos, algo así como un manicomio laboral. Todos los sistemas laborales con un jefe narcisista presente serán disfuncionales en su base, y sumamente funcional su superficie. Luz de la calle oscuridad de su casa. El jefe narcisista tratará siempre de dar la apariencia que dentro de su equipo, son todos como familia. En reuniones por ejemplo, cuando los reúne a todos y les dice que para él todos son como hermanos o hijos, no sobrarán las miradas y las cejas levantadas preguntándose: “y a este qué le picó?”. Estará usando en esos momentos el método de la familia laboral. En el fondo desprecia casi a todos, menos a sus changos voladores, aunque ese amor a sus changos no es incondicional, tarde o temprano los usará y descartará según sus necesidades.


5. Creación de conflictos dirigidos: Cuando el jefe narcisista así lo determine, creará conflictos inventados con el único propósito de controlar la situación y a las personas a su alrededor.


6. Dividir a los demás miembros del equipo, contrapunteándolos entre sí: El jefe narcisista logrará que algunos de sus miembros entren al sistema de rencillas y conflictos, aunque no tengan fundamento. Si detecta que dos de sus miembros están creando un bonding de amistad, hará todo lo posible por ponerlos a competir para que acaben peleados.


7. Conflicto entre miembros del equipo: El jefe del equipo saboteará la relación entre sus subordinados de manera constante, buscando el caos y la confrontación sutil detrás de ellos, con el único propósito de que no puedan comunicarse o confabular en su contra. Hará todo lo posible por dividir, confundir, contrapuntear y crear chismes para lograr que el caos reine, antes que la comunicación entre miembros del equipo se dé de manera efectiva. Entre más comunicación efectiva entre miembros del equipo se logre, más probabilidad de que el sistema sea descubierto por el ambiente laboral.


8. Maestros del Bullying y la confrontación: El jefe narcisista creará bullying y se burlará de los puntos más débiles de sus hijos de manera sutil. Logrará que los demás miembros participen en el bullying dirigido al chivo expiatorio (aquel que detectó al jefe narcisista o al desertor), o hacia cualquier miembro del equipo que sospeche de la patología del jefe narcisista. Será muy común ver cómo el jefe narcisista comenzará campañas de bullying hacia miembros que representan un peligro contra su sistema de dominio, aleccionando a todos los miembros de la familia acerca de cómo esa persona-amenaza deberá ser bloqueada y eventualmente expulsada, es decir despedida de la corporación.


9. El jefe carece de empatía: El jefe, derivado de su TNP, no crea una empatía real por el prójimo, todas son fichas de ajedrez para mantener el poder y la gloria. Un jefe narcisista jamás se sacrificará por el equipo, si llega a hacer algo por los miembros del equipo, será dentro del juego de recompensa-castigo creado entre el jefe y sus subordinados.


10. Juegos mentales: El jefe narcisista creará de manera constante juegos mentales, dirigidos o encubiertos. De manera a veces inadvertida, podrá generar situaciones en dónde logre que los miembros del equipo se sientan culpables por no haber atendido a una llamada del jefe, por haberlo mortificado, porque el sonido no estuvo a la perfección, etc. Estarán buscando siempre crear resultados bajo presión, incluso por cosas tan insignificantes que cualquier persona en sus 5 sentidos consideraría como locuacidades (en realidad lo son).


11. Genera una imagen de jefe perfecto a través de sus acciones. Si el jefe es histriónico, o con rasgos del Trastorno Histriónico de la Personalidad, estarán buscando la foto, el reflector, el aplauso. Mostrarán una cara ante los reporteros y otra ante el mesero que les sirve en privado.


12. Piezas de ajedrez. El equipo, al igual que la mayoría de las personas en la vida del jefe narcisista, son peones en su juego de poder y autocomplacencia. Recordemos que, como todos los narcisistas, el jefe narcisista requiere suplemento narcisista, logros, reflectores y ultimadamente el reconocimiento de las demás personas, de las masas, por lo tanto, no buscará nunca el reconocimiento del equipo, sólo lo usará.


13. Carácter de hierro: Los jefes narcisistas presentarán una rabia narcisista. Ante el público en general se mostrarán atentos, educados, pacientes y condescendientes, pero con el equipo, su equipo, tendrán arranques de ira, insultos, vejaciones, desconsideraciones y un altísimo egoismo para empatizar con las necesidades emocionales de sus subordinados. Sólo tendrá conmiseración si le conviene, si eso le beneficia de alguna forma.


14. Secrecía y suspicacia: Los jefes narcisistas son sumamente suspicaces. Son altamente sensibles a los tonos de voz y captarán si alguien está siendo sarcástico. No toleran el sarcasmo ni la insubordinación. No entienden el sentido del humor de los demás, sólo el de ellos. Serán muy sensibles y jugarán juegos de lealtad. No confiarán en nadie por lo que están todo el tiempo en modo micro-management.


15. Muestra aires de grandeza, invencibilidad y arrogancia: Estas características serán muy importantes para detectar al jefe narcisista, ya que es el andamiaje por medio del cual podrá manifestar su trastorno y serán herramientas para obtener el suministro narcisista que requiere para regularse. El jefe narcisista requiere ser admirado, tener control y acumular poder para poder compensar la imagen interior dañada que padece. De acuerdo con muchos psicólogos investigadores, una autoestima baja y dañada es la causal del trastorno (Freud, 1914).

16. El jefe narcisista dentro de su psique está en constante competencia con los demás y envidia sus logros personales: Si alguno de sus compañeros obtiene éxitos por sí mismos, el jefe narcisista robará el crédito de los mismos y no compartirá los logros con los dueños de la compañía, por ejemplo.


17. Creará conflicto y caos: El jefe narcisista es el rey del caos. El conflicto es su especialidad, y el caos su deporte. El jefe narcisista dirigirá ataques perfectamente planeados hacia los puntos más vulnerables de la personalidad de cada uno de sus compañeros de trabajo. Es común que el jefe intente pedir el perfil o la evaluación psicológica de sus subordinados con el propósito de conocer sus puntos débiles, lo cual es completamente falso. Su intención es utilizar como pretexto de su interés el deseo profundo de desarrollar el potencial personal de cada uno de los miembros de su equipo.


18. Huelen las posibles amenazas al sistema a kilómetros de distancia: Cuando el jefe narcisista reconoce que alguno de sus compañeros está comenzando a descubrir que algo no anda bien con el jefe, “el despertar” de alguno de sus compañeros o subordinados, comenzará a alinear a los otros miembros del grupo en contra de ese hijo mediante bullying y otras estrategias. Le quitará cuantas, maximizará sus errores, hará notar los errores en las reuniones de trabajo, creará campañas de desprestigio y acciones de gaslighting, asignará cargas de trabajo excesivo de un momento a otro, no responderá correos o llamadas (campaña de silencio), e ignorará las preguntas formuladas por aquel miembro, por ejemplo.


19. Competencia intelectual: EL jefe narcisista es siempre el más inteligente. Nadie más tiene mejores ideas, y si existieran, las tomaría, las deformaría, las adaptaría y se las apropiaría.


20. Consciencia: No presentará ningún remordimiento en anteponer cualquier necesidad personal, antes que la del equipo.


21. Mostrará que es brillante e infalible: Sus pláticas serán siempre acerca de él mismo, de sus logros y sus éxitos, y, en consecuencia, las demás personas son tontas, estúpidas y enfermas.


22. Jefe Narcisista Somática: Si el jefe es somático, usará su sexualidad para intimidar, convencer, manipular y atraer la atención de los demás.


23. Son micro cheaters. Los narcisistas siempre serán infieles, en mayor o menor medida, a la esposa, al equipo, a la empresa.


24. Humillación del chivo expiatorio: Una vez que ha detectado quién es el miembro del equipo que lo está criticando, ya sea una crítica real o percibida, lo convertirá en chivo expiatorio. No pondrá ninguna resistencia para humillar al chivo expiatorio.


25. Merecedor de todo: En inglés, se conoce a este rasgo como entitlement, que no es otra cosa que creerse merecedor de todo y de todos; la mejor mesa, el mejor trato, el mejor auto, el respeto absoluto, y merece ser tratado como lo que es: “el líder de un grupo de tontos aprendices”.


26. Tolerancia a la Crítica: No tolerará ser contradicho, cuestionado, o si su autoridad es desafiada.

Existen muchos más rasgos que podríamos enumerar, pero con esta lista será suficiente para que detectes muchos rasgos presentes en un jefe con el Trastorno Narcisista de la Personalidad. Espero que sirva para que puedas trazar una estrategia, ya sea de salida de la compañía o del área de trabajo en donde te encuentras. Siempre habrá una salida, pero toma en cuenta, que no ganarás la batalla contra un narcisista nunca, por muy fuerte y difícil de aceptar que parezca, la mejor opción es salir del alcance del narcisista tan pronto y oportuno que se pueda. Solicita la ayuda de un especialista en Trastorno Narcisista, y prepárate para correr. Run Forrest, Run!


Continuará…….en la parte final de este artículo la próxima semana, abordaremos las causas principales en la actualidad por las que los empleados dejan sus puestos de trabajos. Algunos estudios indican que los buenos empleados se van por falta de oportunidades o porque no ven un desarrollo a futuro prominente dentro de las compañías, pero existen otros estudios contundentes, que siguen arrojando que las primeras y principales causas por las que se van de las corporaciones es por actitudes y acciones de los jefes que empatan con las actitudes descritas en los párrafos anteriores, por lo que bien podrían estar huyendo de jefes sociópatas, sin que el área de RH o de los propietarios de la empresa se den cuenta de ello. Existe otra posibilidad, que sí se dan cuenta, pero mientras los resultados y el margen de contribución esté presente, ya descubrieron que los sociópatas integrados dan resultados en el corto tiempo y están usando eso a su favor. Todo es cuestión de continuar investigando al respecto y conocer las verdaderas causas.

44 vistas0 comentarios