BAITING. LA CARNADA ENVENENADA DEL NARCISISTA

La carnada envenenada del Narcisista. Una de las herramientas más usadas por los narcisistas es la provocación. El narcisista se alimenta de caos, chantajes emocionales, hoovering, triangulación, pero uno de los más letales ciertamente, es el anzuelo o carnada tóxica.


Imagen: Giuseppe Arcimboldo. Italian: (1526 or 1527 – 11 July 1593)


Con relación al Trastorno Narcisista de la Personalidad existen muchos rasgos o síntomas en el campo de la psicología clínica que ayudan a los psicólogos y psiquiatras a determinar si alguien tiene un nivel de narcisismo saludable (o normal aceptable), o si una persona presenta el Trastorno Narcisista de la Personalidad. Como ya lo hemos indicado, son dos cosas muy diferentes. Los rasgos del TNP son determinantes para poder diagnosticar y hacer una prognosis adecuada del trastorno en personas que presentan la enfermedad.

De acuerdo con expertos en el campo de la salud mental, más que el diagnóstico en sí, es mucho más importante observar los rasgos y comportamientos de una determinada persona antes de saltar al diagnóstico de la enfermedad mental. La inexperiencia en el campo de la salud mental de muchas personalidades hoy en día ha hecho que el diagnóstico perceptivo de personas inexpertas en el área de la psicología, salten sin escrúpulos a determinar que una persona es narcisista.


El abuso que existe hoy en día respecto al tema del narcisismo ha provocado una avalancha generadora de pseudo-psicólogos o terapeutas de pacotilla, quienes sin escrúpulos se lanzan a determinar incorrectamente si alguien padece la enfermedad del Trastorno Narcisista de la Personalidad, pero también, por falta de experiencia en el tema, a desestimar los rasgos que determinan si una persona narcisista patológica o no. Puede ser tan grave el pseudo-diagnóstico como la enfermedad misma. De acuerdo con estudios en el tema del TNP, los propios narcisistas calificarán de narcisistas a sus propias víctimas como mecanismo de defensa: “ataco y descalifico, antes de que me descubran”.


Para fines prácticos y conocer si alguien padece del Trastorno Narcisista de la Personalidad debe considerarse una serie de rasgos que tienen que estar presentes con un mínimo porcentaje, que indicaría que una persona determinada es narcisista patológicamente hablando. Existen tests que ayudan a determinar tal presencia del trastorno de manera práctica. Además, es importantísimo y muy útil identificar las actitudes y comportamientos de las personas en cuestión, para determinar si alguien padece un trastorno mental. Será sumamente importante descubrir qué tipos de herramientas patológicas están utilizando, desde el baiting, hoovering, chantaje emocional, manipulación, necesidad de suplemento narcisista, triangulación, rabia narcisista, campañas de desprestigio, etc. En el caso del TNP será muy útil observar si una persona utiliza herramientas clásicas del psicópata narcisista como el Baiting o carnada narcisista, misma que trataremos en este artículo.


Baiting proviene de la palabra anglosajona que significa cebo o carnada. Esta es una de las estrategias narcisistas más utilizadas por el narcisista patológico o psicópata integrado. Consiste en apretar botones en la psique de la víctima o víctimas de manera que éstas, caigan en el juego de manipulación y provocación narcisista. A continuación, se enlistan las características que utiliza el perpetrador con el TNP presente al usar el baiting:


1. Miedo y alarma: Con comentarios sutiles, estará provocando en la víctima un miedo o alarma de un tema determinado. Un psicópata integrado estará buscando todos aquellos puntos débiles en la víctima y sus reacciones ante las provocaciones de miedo o alarma. Apretará botones desde distintos ángulos con el objetivo de ver las reacciones en su víctima, y cuando logre ver una reacción, lo utilizará una y otra vez para desbalancear a su presa y de esa forma manipular. Existe también un aspecto sádico al presenciar las debilidades en las víctimas. (ver triada obscura de la personalidad en las personalidades narcisistas). El narcisista se sincronizará, así como se encuentra una señal en la radio, en sintonía directa con las debilidades de la víctima para después usar esa información más adelante.

2. Intriga: Está técnica es un clásico. Para alguien entrenado en personalidades narcisistas, será muy claro detectar cuando el perpetrador salió de pesca y está cazando, es decir, cuando el psicópata ha preparado su anzuelo y está viendo la reacción de la víctima. Este tipo de señuelos son usados también por depredadores sexuales para atraer a sus presas y se le conoce como luring. En el caso específico de la intriga, el psicópata narcisista utilizará información triangulada para provocar una reacción en la víctima y ver cómo se descompone y a qué grado. Será como si el narcisista adoptara una personalidad de científico loco, observando todo el tiempo las reacciones de su víctima y estudiando sus reacciones para usarlas cuando sea necesario. El narcisista podrá o no ser muy inteligente, pero eso sí, desarrollará una memoria prodigiosa para recordar los puntos débiles de sus víctimas. Por lo general el narcisista ofrecerá un fragmento de información o un comentario vago que inducirá a la intriga con el propósito de desencadenar la ansiedad o la intriga de las víctimas. Pueden o no dar más detalles, e incluso serán tan vagos con la información como sea posible con el objetivo de provocar más ansiedad o intriga. Con esto, habrán conseguido su objetivo: atraer la atención de la víctima y desbalancearlo (algo que les provoca un placer descomunal).

3. Acusaciones falsas: este tipo de cebo es uno que a menudo puede hacer tropezar a las personas y mantenerlas encerradas en una dinámica poco saludable. Como cualquier tipo de cebo, con acusaciones falsas el narcisista busca una reacción. No importa si la acusación es real o ficticia, lo que intentan con este cebo los narcisistas es encender la tendencia instintiva que los seres humanos tenemos a defendernos automáticamente, a negar, justificar o corregir cualquier punto de vista erróneo que otros puedan tener sobre nosotros. Si logran esto en la víctima, su objetivo ha sido conquistado. Por ello se recomienda no defenderse directamente ante el narcisista de falsas acusaciones, en ninguna circunstancia pues es precisamente lo que desea el perpetrador, utilizar el caos provocado para que te defiendas de falsas acusaciones y con esto manipularte de forma más fácil. Si se requiere defenderse, no será ante el narcisista, sino ante la persona que deseas darle una explicación, pero nunca en presencia del narcisista.

4. Viajes culposos o chantajes emocionales: El Guilt-tripping son las acciones dirigidas a crear sentimientos de culpa ya sean por acciones u omisiones reales o inventadas de la víctima. La culpa y el miedo son dos cosas que pueden causar un colapso en los límites emocionales de las víctimas, que es justo lo que el narcisista buscará en última instancia, provocar una reacción negativa para poder después acusar a la víctima de daño moral o emocional. El narcisista siempre utilizará la reacción de la víctima, para culparla de reaccionaria, agresiva, amenazadora y demás.

5. Victimización: Otra forma de cebo manipulador es presentarse a sí mismos como la víctima del "pobre de mí" “mira lo que me hizo” a pesar de que ello no sea verdad. Con este anzuelo buscan suscitar simpatía, empatía y comprensión y evitar responsabilizarse ellos mismos. Su objetivo es llevar a otros a una posición de cuidado, fijación o rescate.

6. Descarrilamiento. Todos los seres humanos tenemos nuestros descarriladores. Estos son todas aquellas frases, situaciones o acciones que nos hacen reaccionar y sacar de balance. El perpetrador te estudiará por un tiempo con el propósito de ver tus descarriladores y usarlos a su favor. Durante el proceso de estudio, el perpetrador se mostrará amoroso, te bombardeará de amor, regalos, halagos y sorpresas con el propósito de adquirir la mayor información posible para después usarla en tu contra y descarrilarte cuando así lo considere oportuno. El nombre del juego es poder y control sobre la víctima.

7. Intimidación. La razón principal por la que un narcisista usa la intimidación es para crear una imagen de dominación y superioridad sobre la víctima. Alardearán de sus pleitos, sus conexiones con personas poderosas y de todas aquellas situaciones que coloquen al perpetrador como un personaje de poder absoluto y de victorioso ante situaciones de conflicto. El objetivo es provocar miedo. También lo usan para manipular y causar más confusión en la mente de la víctima, con amenazas sutiles, que hacen que la víctima se pregunte si aquello dicho por el narcisista es una amenaza real o si está jugando, si actuará sobre esta amenaza o la dejarán de lado. Lo hacen a propósito, para aventar el anzuelo y preocupar a la víctima de una posible afrenta o confrontación.

8. Provocadores Patológicos. Un narcisista provocará una reacción en la víctima para que puedan culparla de todo más tarde. A partir de las reacciones de la víctima, que son perfectamente comprensibles dada la situación en la que se encuentra, el narcisista solo contará su versión de la historia que quiere que otros sepan en su campaña de desprestigio contra la víctima, omitiendo cuál fue la razón por la que la víctima reaccionó en falso (es decir de forma manipulada), ya que el perpetrador se alimenta del caos provocado por las reacciones de la víctima, haciendo que la misma quede mal parada ante los demás, victimizándose por su abrupta reacción, y poderse quejar de lo que les hicieron, lo qué les dijeron, lo que les insultaron. Jamás comunicarán los episodios anteriores que llevaron a la víctima a reaccionar de tal o cual forma. Es una forma de manipulación para el Narcisista jugar al ofendido con la víctima y manipular a los demás, y crear el entorno para hacer creer que la víctima necesita disculparse por el oprobio cometido (en el próximo punto se hablará del tratamiento silencioso que utilizan para conseguir culpar a la víctima). Los abusadores aman el abuso reactivo ya que es una prueba que sus mentes son superiores, y que la víctima que reaccionó es inestable y loca, que es una enferma mental, que es una narcisista, etc. etc., lo que usarán una y otra vez en su contra en los meses o años venideros. Las personas narcisistas reescriben su propia historia, cambian las historias que se cuentan a sí mismos, nunca son responsables, dicen tantas mentiras que a menudo creen sus propias mentiras y en su realidad alterna. Muchas veces tienen tantas mentiras en su cabeza, que se hacen bolas, por lo que, si tienen algún trastorno esquizoide comórbido, será como tener muchas mentiras hablando al mismo tiempo en su cabeza, pero tienen que seguir interpretando el show y el teatro para que sus historias no se les caigan. Es tanta la energía que utiliza el narcisista al tratar de que sus múltiples historias sean consistentes, que es muy usual que queden exhaustos y opten por el llanto cuando ya no soportan más la presión de sostener una mentira.

9. El tratamiento silencioso. Uff!, esto es otro clásico. Casi siempre y de manera invariable, después de la falsa agresión vendrá el silencio sepulcral. El silencio chantajista, el látigo del desprecio, la frialdad descomunal. Esto lo utilizarán para incitar a la víctima a comportarse exactamente como ellos quieren y manipular la situación. Ellos hacen esto para provocar un sentimiento de culpa, para que la víctima les ruegue para volver a hablar con ellos, para recibir suplemento narcisista, para que les supliquen el perdón, para buscar la atención de los demás, para mostrar el oprobio que la víctima les perpetró, etc. Usan el trato silencioso para salirse con la suya. El tratamiento silencioso es otra forma de manipulación psicológica que el narcisista usa contra otros. Es otra forma de abuso emocional para mantener el poder y el control sobre la víctima y sobre los demás, para ocultar con una cortina de humo algo que han hecho y evitar la responsabilidad por sus propias acciones. Para mantener el dominio de la situación antes que se salga de control.

10. La campaña de desprestigio. Cuando el narcisista se dio cuenta que no puede controlar a la víctima, optará por la decisión o solución final: el desprestigio. Si ya no controlan a la víctima, tratarán de controlar cómo los demás deben de ver a la víctima. Esto es para que la víctima siga jugando a sus juegos, se siga enganchado con la manipulación de la situación, defendiéndose del narcisista y desgastándola, y para que la víctima tenga que ahora no sólo defenderse del perpetrador, sino de los demás (changos voladores conscientes o inconscientes), y harán todo lo posible para que la víctima reaccione frente a los demás con el propósito que los demás vean lo desubicada y loca está la víctima, corroborando así las mentiras que el perpetrador está diciendo sobre su víctima. Por ello a mejor defensa en una campaña de desprestigio es no jugar a defenderte.


Ahora estamos obligados a plantear qué hacer ante esta compleja situación. No es fácil, pero sí existe un antídoto. No reaccionar. Lo más primitivo es reaccionar. Es nuestro mecanismo de defensa natural y no podemos sentirnos mal por utilizarlo, sin embargo, ante estas situaciones debes planear cómo reaccionar, el nivel de la reacción, el lugar, la forma y los testigos.


a. Conciencia. Lo más importante de todo, es estar conscientes que estamos siendo manipulados. Es el primer y mayor poder que tenemos que usar para protegernos de la manipulación: interiorizar y hacer conciencia de lo que está pasando.

b. No hacernos auto gaslighting. Que no te gane tu lado amable, tierno y dejar de decirnos: "No son tan malos". "No sucede a menudo". "Tal vez sobre reaccioné”. “En parte fue mi culpa porque". "Ellos son mis padres." "Es mi mejor amigo, crecí con ellos". "Quién me contrataría". "¿Qué pasa con los niños?". “Está sola, no puedo dejarla”. Recuerda que estás siendo manipulado y no debes tener compasión para ellos, la compasión debe estar dirigida hacia ti. Déjate de mentir y sigue tus instintos primarios. Tu eres la víctima real, no ellos.

c. Recordar que estamos frente a una persona con un trastorno. Cuanto más reaccionas y le prestas atención, más control tienen sobre tu mente, lo que les sirve para inflar la idea que el narcisista tiene el control sobre ti. Si reaccionas, le estarás reforzando la idea que es más poderoso e inteligente que tú, que has caído como ovejita en su juego. No caigas en el juego bajo ninguna circunstancia. Es como validarles en sus mentes retorcidas, que tienen derecho a hacer lo que hacen y que no eres tan fuerte como la mente del perpetrador. Recuerda que es un juego de poder en gran parte. No te tomes lo que dicen o hacen de manera personal, sus opiniones sobre ti no tienen validez.

d. Relativizar. No le des tanta importancia a sus juegos y sólo responde si es necesario, en la medida de lo necesario, con la intensidad necesaria.

e. Energía. No desgastes tu energía en defenderte pues no lograrás nada, y sólo podría afectar tu salud mental y hasta física.


Si el acoso persiste, pide ayuda urgente, pero no reacciones pues incluso tu integridad física podría estar en juego ya que siempre te culparán, ante los demás o incluso ante las autoridades.

214 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo