LA PERSONALIDAD NARCISISTA EN EL SIGLO XXI

Actualizado: 26 de nov de 2020

En el Siglo de las redes sociales y de la búsqueda inmediata y constante de recompensas virtuales, el culto a la personalidad se perfila para convertirse en una de las principales causas de las enfermedades relacionadas con los trastornos de la personalidad incluidos en el Cluser B del DSM - V.


Existe muchísima confusión con el término Narcisista en la actualidad, y en gran parte se debe a que las personas que no están familiarizadas con el diagnóstico el trastorno de la personalidad narcisista, pueden confundir el término “narcisista” con “vanidad”. Todos los seres humanos tenemos algo de narcisistas desde el punto de vista vanidoso, pues todos tenemos un ego o autoestimad que está relacionados a querer vernos bien y sentirnos bien con nosotros mismos. La vanidad no es narcisismo.

El término narcisismo nace de la mitología griega derivado del mito de Narciso, un personaje que se enamora de sí mismo. En la mitología griega, Narciso es descrito como un joven con una apariencia bella, hermosa y llamativa. Todas las mujeres y hombres quedaban enamorados de él, pero este les rechazaba. Entre las jóvenes heridas por su amor estaba la ninfa Eco, quien había disgustado a Hera y por ello ésta la había condenado a repetir las últimas palabras de aquello que se le dijera y, por tanto, Eco era incapaz de hablarle a Narciso por su amor. Un día, cuando Narciso estaba caminando por el bosque, acabó apartándose de sus compañeros. Cuando él preguntó «¿Hay alguien aquí?», Eco respondió: «Aquí, aquí». Incapaz de verla oculta entre los árboles, Narciso le gritó: «¡Ven!». Después de responder, Eco salió de entre los árboles con los brazos abiertos. Narciso cruelmente se negó a aceptar su amor, por lo que la ninfa, desolada, se ocultó en una cueva y allí se consumió hasta que sólo quedó su voz.

Para castigar a Narciso por su engreimiento, Némesis hizo que se enamorara de su propia imagen reflejada en una fuente. En una contemplación absorta, incapaz de separarse de su imagen, acabó arrojándose a las aguas. En el sitio donde su cuerpo había caído, creció una hermosa flor, que hizo honor al nombre y la memoria de Narciso.

Por lo anterior, ser un poco narcisista moderado (o vanidoso), no es lo mismo que padecer el trastorno de la personalidad narcisista, en donde se presenta una imagen deformada de sí mismo, con una personalidad completamente exaltada y sin capacidad de empatía por los demás, por mencionar algunos rasgos del trastorno, mismos que se explicarán más adelante.

Por lo tanto, no todas las personas vanidosas están enfermas del trastorno de la personalidad narcisista y es importante puntualizar esta diferencia. De acuerdo con un artículo de la revista Psychology Today, existe una concepción errónea acerca de las personas que sufren algún tipo de narcisismo patológico, que asume que todas las personas con este trastorno, al igual que Narciso en la mitología griega, se ama a sí mismo. Por el contrario, las personas con el trastorno de la personalidad narcisista se desagradan a sí mismos inmensamente. Las personas con este trastorno, en su interior, tienen una personalidad disminuida a tal grado, que para compensar el sentimiento de inseguridad que alberga en su interior tratan de mostrar una personalidad inflada y aparentemente cubierta de una imagen de una persona segura de sí misma. En realidad, es todo lo contrario.

Las personas que sufren el trastorno tienen no sólo una imagen interior deformada de sí mismos, sino que son personas sumamente inseguras, que sienten un miedo enorme de interiorizar ya que tienen un pánico enorme a encontrar su verdadera personalidad interior. Están tan carentes de una personalidad propia, que requieren una validación constante de los demás, por lo que buscan personas que las admiren y les provean de suministro narcisista. Para regularse, el narcisista requiere admiración externa ante la carencia de una admiración saludable interna. El narcisista no se quiere a sí mismo.

El trastorno de personalidad narcisista o también conocido como el Trastorno Narcisista de la Personalidad TNP (uno de varios tipos de trastornos de la personalidad) es un trastorno mental en el cual las personas tienen un sentido desmesurado de su propia importancia, una necesidad profunda de atención excesiva y admiración, relaciones conflictivas y una carencia de empatía por los demás. Sin embargo, detrás de esta máscara de seguridad extrema, hay una autoestima frágil que es vulnerable a la crítica más leve.

Un trastorno de personalidad narcisista causa problemas en muchas áreas de la vida, como en las relaciones, el trabajo, la escuela o los asuntos económicos. En general, es posible que las personas con trastorno de la personalidad narcisista se sientan infelices y decepcionadas cuando no reciben los favores especiales ni la admiración que creen merecer. Es posible que no se sientan satisfechos con sus relaciones y que otras personas no disfruten de su compañía. El tratamiento del trastorno de la personalidad narcisista se centra en la terapia de conversación (psicoterapia).

El DSM-5 define la personalidad narcisista como un patrón dominante de grandeza (en la fantasía o en el comportamiento), de necesidad de admiración y falta de empatía, que comienza en las primeras etapas de la vida adulta y se presenta en diversos contextos. En esencia, se manifiesta por sentimientos de grandeza, creencias sobre sí mismos como ser “especial” y único con una necesidad excesiva de admiración.


Cabe destacar que, según el psiquiatra Otto Kernberg, la personalidad narcisista se sitúa en un rango que va desde lo «normal» hasta lo patológico (trastorno narcisista de la personalidad, según el DSM-5). Por consiguiente, no todas las personas con rasgos narcisistas llegan a padecer un trastorno, dependen en gran medida del grado en el que poseen los rasgos. Todos los rasgos de personalidad, incluido el narcisismo, varían de leves a severos. El narcisismo se puede verse en un rango que va de maduro a arcaico. Las personas maduras son capaces de idealizar parejas románticas, expresar sus talentos y habilidades, y lograr sus objetivos mientras emplean solo defensas neuróticas; un grupo intermedio tiene límites inestables y emplea defensas borderline, y aquellos altamente sensibles a las heridas emplean defensas psicóticas destructivas y tienen relaciones inestables (Solomon, 1989).

El principal objetivo del narcisista es su propio bienestar. La persona narcisista se caracteriza por sacar provecho de las relaciones interpersonales, es decir, se aprovecha de los demás para sus propios fines sin importarle lo que pueda sentir la otra persona: su principal objetivo es su propio bienestar y obtener suplemento narcisista o (admiración externa). Así, los demás pasan a ser instrumentos. No les interesa si su suplemento está pasando por un mal momento o si necesita su propio espacio, el narcisista sólo piensa en satisfacer sus necesidades, aunque eso suponga pasar por alto las necesidades de otra persona.


Algunos síntomas y signos del trastorno de la personalidad narcisista y la gravedad de los síntomas son variables. Las personas con este trastorno pueden:

• Tener un sentido exagerado de prepotencia

• Tener un sentido de privilegio y necesitar una admiración excesiva y constante

• Esperar que se reconozca su superioridad, incluso sin logros que la justifiquen

• Exagerar los logros y los talentos

• Estar preocupadas por fantasías acerca del éxito, el poder, la brillantez, la belleza o la pareja perfecta

• Creer que son superiores y que solo pueden vincularse con personas especiales como ellas

• Monopolizar las conversaciones y despreciar o mirar con desdén a personas que ellos perciben como inferiores

• Esperar favores especiales y una conformidad incuestionable con sus expectativas

• Sacar ventaja de los demás para lograr lo que desean

• Tener incapacidad o falta de voluntad para reconocer las necesidades y los sentimientos de los demás

• Envidiar a los otros y creer que los otros los envidian a ellos

• Comportarse de manera arrogante o altanera, dando la impresión de engreídos, jactanciosos y pretenciosos

• Insistir en tener lo mejor de todo; por ejemplo, el mejor auto o consultorio

• Al mismo tiempo, a las personas con trastorno de la personalidad narcisista les cuesta enfrentar cualquier cosa que consideren una crítica y pueden:

• Ser impacientes o enojarse cuando no se las trata de manera especial

• Tener notables problemas interpersonales y ofenderse con facilidad

• Reaccionar con ira o desdén y tratar con desprecio a los demás, para dar la impresión de que son superiores

• Tener dificultad para regular las emociones y la conducta

• Tener grandes problemas para enfrentar el estrés y adaptarse a los cambios

• Sentirse deprimidos y temperamentales porque no alcanzan la perfección

• Tener sentimientos secretos de inseguridad, vergüenza, vulnerabilidad y humillación


Las personas con trastorno de personalidad narcisista probablemente creen que no tienen ningún problema; por lo tanto, no suelen buscar tratamiento. Si lo hacen, suele ser por síntomas de depresión, uso de alcohol o drogas u otro problema de salud mental. Lo que perciben como insultos a la autoestima podría dificultarles la aceptación y el seguimiento del tratamiento.

El narcisista busca provocar reacciones en los demás. Un artículo en el Journal of Personality and Social Psychology (Mitja Back, autor principal) afirma: «lo que a primera vista nos atrae no es, necesariamente, lo que nos hará felices en relaciones de larga duración. Aunque los narcisistas exhiban esa faceta brillante y encantadora, a menudo es solo cuestión de tiempo que aparezcan nubarrones. En definitiva, existen dos dimensiones del narcisista: la imagen encantadora y la imagen con tintes desagradables».


En otras palabras, el narcisista probablemente mostrará su lado más amable para conseguir su propósito y cuando alguien no se comporte como espera, mostrará su lado menos agradable. Es posible que al finalmente conseguir lo que desea de ti, se torne frío, desinteresado, esquivo, enfadado…


Su cambio de actitud está incentivado en intentar provocar una reacción en ti que provoque la conducta que desea. El narcisista usará una de sus mejores estrategias para obtener lo que desea de ti: relaciones basadas en castigo y recompensa. Por ejemplo, espera que tengas un encuentro en un día concreto y tú no puedes, entonces se muestra distante porque no ha conseguido que tú estés ahí cómo y cuándo él necesita. Recuerda que sus necesidades están por encima en todo momento.


Si reconoces aspectos de tu personalidad que se corresponden con el trastorno de personalidad narcisista, o si te sientes abrumado por la tristeza, considera la posibilidad de acercarte a un profesional de salud mental o a un médico de confianza. Obtener un tratamiento adecuado puede ayudarte a tener una vida más plena y agradable. Así mismo si detectas estos síntomas en un familiar cercano, te recomendamos acercarte a un profesional de la salud mental para solicitar asesoría.


6 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo